Mu帽ecas Embrujadas

En el a帽o 1972Kerry Watson, regres贸 a Australia para asistir al funeral de su abuela. Paseando por las cercan铆as de su casa en Wagga WaggaNueva Gales del Sur, decidi贸 hacer frente a un miedo de su infancia y adentrarse en un edificio abandonado que se dec铆a encantado. En su interior encontr贸 una especie de grotesca antigua marioneta que le llam贸 la atenci贸n, y se la apropi贸. Al parecer, Letta, como as铆 la llaman, tiene origen gitano rumano, y tiene unos 200 a帽os de antig眉edad, y corresponde a un tipo de figuras que se tallaban a mano en madera tras un fallecimiento debido a la creencia de la transferencia de esp铆ritus. Esta adorable creaci贸n tiene pelo natural, con un cerebro tallado en la medera bajo 茅ste.

Letta ha sido encontrado en diferentes lugares de la casa, los perros ladran ante su presencia, y se dice que causa lluvia cuando lo sacan al exterior, pero sin embargo ha traido suerte en los negocios de Kerry, que jam谩s ha querido desprenderse de Letta a pesar de las buenas ofertas recibidas. Aunque la verdad, es que el poderoso influjo que ejerce Letta sobre Kerry, hace que muchos duden de quien es el verdadero due帽o y quien es la marioneta. La historia de esta inocente mu帽eca, comienza en HokkaidoJap贸n en el a帽o 1932, cuando una peque帽a de tres a帽os de edad, de nombre Kikuko, contrajo una grave enfermedad que la postr贸 en cama varios meses hasta su muerte. Para aliviar su terrible situaci贸n le regalaron una mu帽eca, Okiku, de la que pronto se volvi贸 inseparable.

La ni帽a falleci贸 y fue cumplida la tradici贸n japonesa de la incineraci贸n junto a sus objetos queridos, pero Okiku escap贸 de las llamas. La familia coloc贸 a Okiku junto a la urna con las cenizas de la peque帽a. Durante la Segunda Guerra Mundial la familia se vi贸 obligada a abandonar su casa, pero dejaron la urna y la mu帽eca para que fueran custodiadas por los sacerdotes del templo Mannenji de su ciudad. Cuando pudieron regresar, la famiia observ贸 con horror que la mu帽eca habia cambiado, y su pelo natural no hab铆a parado de crecer. El templo, muy popular, mantiene a la vista de los visitantes la mu帽eca, que con sus propios ojos han podido contemplar como la boca y los ojos han cambiado de forma con el paso de los a帽os. La mu帽eca es sometida a cortes de pelo frecuentes y muchos, presentan su veneraci贸n al esp铆ritu de la ni帽a fallecida que la habita.

La mujer de Lemb no es una mu帽eca tal y como las conocemos actualmente. Se trata de una figurita labrada en piedra datada hace m谩s de 5 milenios que fue encontrada en la actual Chipre. Representa seguramente una diosa de la fertilidad, pero por los acontecimientos que lleva aparejados, es conocida como la Diosa de la Muerte. 驴Pero como ha podido esta inocente representaci贸n llegar a ser considerada uno de los objetos m谩s malditos del mundo al que nadie se atrave a tocar? Desde su descubrimiento a finales del siglo XIX, la Diosa ha dejado un reguero de muerte y desolaci贸n inigualable. Su primer due帽o fue un noble llamado Lord Elphont, y tras adquirirla, los 7 miembros de su familia fallecieron en 6 a帽os. La figura acab贸 en manos de Ivor Menucci, que sufri贸 la misma suerte y toda su familia muri贸 en 4 a帽os. Tras ello, la figurita cay贸 en manos de Lord Thompson-Noel y la familia completa pereci贸 tambien en 4 a帽os.

Despu茅s de a帽os desaparecida, la estatua fue adquirida por Sir Alan Biverbrook, y 茅l, su mujer, y dos de sus hijas fueron los siguientes en morir. Los dos hijos restantes, aterrorizados, donaron la estatua al Royal Scottish Musseum, en Edimburgo, donde el primer conservador que la trat贸, tambien falleci贸.

鈥淒esde entonces, permanece sellada expuesta en una urna de cristal, y nadie se ha atrevido a volver a tocarla.鈥

Robert, el mu帽eco encantado, que representa a un dulce marinerito, fue un regalo que recibi贸 el pintor estadounidense Robert Eugene Otto a finales del siglo XIX cuando apenas era un ni帽o. Al parecer, un esclavo bahame帽o que serv铆a en su familia, se lo regal贸, sin que nadie supiera que era practicante de la magia negra.

Pronto Eugene comenz贸 a tener extra帽os comportamientos y a conversar con el mu帽eco,, y aunque todos pensaban que el peque帽o ten铆a la capacidad de imitar otra voz, simulando que el mu帽eco hablaba, 茅l lo negaba. En una ocasi贸n en medio de la noche, un tremendo estruendo y gritos se escucharon en el cuarto del peque帽o, y cuando la familia lleg贸, encontraron varios muebles pesados volcados, y Eugene en la cama diciendo 鈥淩obert lo hizo鈥.

Adem谩s de esto, varios vecinos aterrorizados, alertaron de que cuando la familia no estaba en casa, ve铆an el mu帽eco a trav茅s de las ventanas abiertas moverse de habitaci贸n a habitaci贸n. El pintor mantuvo el mu帽eco en su poder hasta su muerte en 1972 y poco despu茅s otra familia compr贸 la vivienda.

Un d铆a, la peque帽a de la casa, exploraba el 谩tico cuando sus gritos alertaron a sus padres, los cuales, la encontraron aterrorizada con Robert tirado a su lado, mientras balbuceaba que ese mu帽eco le hab铆a dicho que la iba a matar y la hab铆a atacado. Actualmente el dulce mu帽eco cuya historia inspir贸 a Chucky descansa confinado en una urna en el East Martello Museum de Key West, Florida, en donde pasos y voces se registran con frecuencia, cambia de posici贸n dentro de su urna, y se dice que tiene la capacidad de embrujar a quienes le toman fotograf铆as sin su permiso. Tal es la creencia, que las paredes se encuentran atestadas de aterradoras notas manuscritas, dejadas por visitantes, suplicandole el perd贸n, y pidiendo que sus vidas vuelvan a la normalidad, tras haberlo hecho sin haberle saludado y pedido permiso.

La historia de la mu帽eca Annabelle ha saltado a la fama recientemente por la aterradora pel铆cula del mismo nombre basada en su historia. En 1970, una mujer regal贸 a su hija Donna, estudiante de medicina, una mu帽eca de la serie Raggedy Ann. En principio, Donna, dej贸 la mu帽eca recostada sobre la cama, pero pronto los fen贸menos comenzaron a sucederse: La encontraban en diferente posici贸n a la que la hab铆an dejado y misteriosos mensajes comenzaron a aparecer por la casa, como 鈥淎yudanos鈥, 鈥溌縈e echaste de menos?鈥 o 鈥淪alvad a Lou鈥, como curiosamente se llamaba el novio de Donna. En principio pensaron que se trataba de una broma, pero como los fen贸nmenos iban en aumento decidieron contactar con una medium, que les inform贸 que la mu帽eca estaba poseida por el esp铆ritu de una ni帽a fallecida que se llamaba Annabelle Higgins, y quer铆a que la aceptaran en su familia.

Donna acept贸, pero su novio, Lou, no comprend铆a el trato que daban a la mu帽eca y en cierta manera, la despreciaba. Una noche, Lou tuvo una pesadilla en el que era atacado por la mu帽eca, y al despertar, vi贸 que se encontraba a los pies de su cama y ten铆a ara帽azos sangrando en el torso. Finalmente decidieron contactar con un cura, que dej贸 el caso en manos de los Warren, un famoso matrimonio de parapsic贸logos que descubren que Annabelle estaba pose铆da por un esp铆ritu maligno que se hac铆a pasar por una ni帽a para apoderarse de Donna.

Los Warren trasladaron la mu帽eca hasta su casa museo, sufriendo numerosos percances por el camino. Ya en su casa encontraron que cuando regresaban la mu帽eca se hallaba en diferentes estancias, y incluso aseguran que levit贸 tras ser rociada con agua bendita. Los Warren contactaron con un sacerdote, Jason Bradford, quien los visit贸 y asegur贸 que una mu帽eca no pod铆a hacer da帽o a nadie. Al regresar, su auto qued贸 sin frenos y no perdi贸 la vida de milagro. En vista de su peligrosidad los Warren sellaron la mu帽eca en una urna en la que est谩 expuesta desde entonces en el museo del ocultismo de los Warren, donde se dice que si te mofas de ella o la molestas, cosas extra帽as pueden comenzar a pasar en tu vida.

error: Content is protected !!