Tierno Cuento De Amor

La niña con gran corazón

Una niña que vivía en un pueblito muy pequeño al sur de Italia, en unas praderas muy hermosas tenía su casita, era pequeña pero muy linda y acogedora.

Todos los días ayudaba a su madre algo delicada de salud, pero muy buena madre, su padre falleció en la guerra, pero antes de morir le dejó una carta que decía:

Tú serás mi niña de gran corazón, por tu esfuerzo y dedicación a ayudar a tu madre y por hacer tus tareas, mi linda y pequeña niña siempre serás mi niña de gran corazón.

Cuando vuelva de la guerra jugaremos con tus peluches que tanto te gusta, pero lamentablemente la última carta que recibió fue la triste noticia que su padre perdió la vida en combate.

La niña cada mañana que se levantaba leía la carta de su padre para tener fuerzas de aliento por sus lindas palabras escritas en esa carta.

Su madre ya muy cansada empeoró de salud y falleció, algo trágico para la pequeña niña.

Las autoridades la mandaron a vivir con sus abuelos que vivían en la ciudad, cuando se fue lo único que se llevó fue la carta de su padre.

Era el único tesoro que tenía y que cuidaba mucho.

Era tan buena la niña con sus abuelos, que todos los días ayudaba en todo lo que pedían los ancianos.

La niña de gran corazón salió de casa para hacer unas compras de comida y se topó con un ladrón algo confundido, pero le robo la comida que le mando los abuelos a comprar a la niña.

La niña siguió al ladrón para poder recuperar sus cosas, pero al seguir al ladrón vio algo inesperado, que cuando llego el supuesto ladrón a su casa era algo triste de ver.

Lo cual llamo mucho la atención de la niña al ver esa triste escena.

Tenía dos pequeños niños que lloraban de hambre, la niña no podía creer lo que vieron sus ojos, muy triste la niña se regresó a casa de sus abuelos.

Al llegar les contó lo sucedido, y los abuelos conmovidos por los que les contó la pequeña decidieron ayudar al pobre hombre.

La niña de gran corazón, al día siguiente fue al mismo lugar donde el ladrón le había robado.

Quería ver si por ahí merodeaba el supuesto ladrón…

El ladrón sorprendido de ver a la niña regresar, se acercó y le dijo pequeña por qué vuelves aquí, donde te robe tu comida, la niña le dijo volví para pedirte que no robes mas.

Mi abuelo quiere conocerte, para que te pueda ayudar con un trabajo en su hacienda y le comente sobre tu caso lo que logre ver al seguirte.

No me dio temor ni miedo en seguirte, vi que eres un hombre algo confundido y sin maldad…

El ladrón algo triste y llorando por ver que una niña con gran corazón le dio esa pequeña oportunidad que necesitaba se cayó de vergüenza y le pidió disculpas.

Con lágrimas le dijo  tú eres una gran niña con gran corazón…

Fin.

No debemos ir por lo fácil, debemos trabajar duro para tener una buena recompensa.

error: Content is protected !!