Mi Caballo Estrella

Mi Caballo Estrella
5 (100%) 1 vote

Mi Caballo Estrella

Clara, es una mujer, menudita, morena de pelo largo y liso y que contó la historia de mi caballo estrella vive muy feliz en una casa de campo, cerca de San Clemente.

Nació una noche de Navidad y por ello se la protagonista de esta historia.

 

La noche del 25 de diciembre es muy especial en casa de Clara, además de celebrar la cena de Navidad, también se celebra el aniversario de Clara, y ella es la estrella de la velada.

Toda la familia en su casa la felicita, le llevan regalos y sus padres hacen un gran convite para celebrarlo.

Después de cenar alrededor de la mesa, se cantan canciones al son de una guitarra, que se acuerdan de afinar una vez al año, son canciones alegres y también de añoranza, y cómo no! también cantan canciones de Navidad.

 

Hoy Clara cumple 10 años y está muy nerviosa pensando en la fiesta de la noche.

 

Para pasar un poco de tiempo a  lado de la ventana de su estudio y recuerda otras noches de Navidad…

 

Sabéis que es lo que más le gusta? Cuando de Niña se le sienta encima de la escoba y le canta esa canción que le canta siempre desde que nació:

 

Al paso … al paso … al paso … al trote ..al trote ..al trote al galope, al galope, al galope mientras sube y baja y la deja caer de golpe entre sus piernas …

Ay! No puede detenerse de risa, siempre le ha gustado este juego de regazo. Aunque ahora ya pesa mucho para hacerlo, si tenemos Niña repite el mismo ritual cada noche de Navidad.

Y luego le dan su regalo.

Por eso Clara esta noche está muy nerviosa, ¿Qué le regalará deberse Niña?

Todo pasa como cada año, se para una mesa de alto, llegan los invitados y entre risas se abren los regalos de Clara y después de cenar se cantan canciones y… llega el momento que se había esperado la Niña le dice:

– Clara que vienes a sentarse aquí? Y ella sin perder un momento se sube a la escoba de piernas y tenemos que bien contenta empieza a cantar:

Al paso … al paso … al paso … al trote ..al trote ..al trote al galope, al galope, al galope y Clara “pasa por ojo” en medio de las piernas de averían mientras ríen y ríen las dos .

Cuando se calman savia Niña le dice:

– Clara, este año no he podido llevar tu regalo… -Oh !! – Dice Clara sorpresa, no importa abuela, … No lo he podido llevar hasta aquí… Pero

-continúa saliendo la he dejado en el patio !! Así que tendrás que ir tú a buscarlo! Justo siendo esto, Clara pega bote, coge el abrigo y sale al patio… No se lo puede creer!!
Sabéis qué encontró? Un caballo marroquí, en medio del patio con un gran copo en el cuello y un cartel que decía:

“Por mi nieta, Clara. Felicidades!

Era precioso, todo negro, y muy elegante:

La piel le brillaba, tenía la cola muy larga y sedosa y los ojos parecían que sacaban “chispa”… ah!

y tenía una mancha blanca sobre la nariz, que era muy graciosa.

Clara monta a caballo desde los cinco años, pero nunca se habría podido imaginar que tendría un caballo tanto pulido como aquél.

Le puso de nombre:”Estrella”.

Desde el primer momento Clara y Estrella se hicieron buenos amigos; Clara le daba comida y agua, y se pasaba muchas horas peinando el suave pelaje negro de Estrella.

Hacía cerca de una semana que lo tenía y habían paseado juntos varias veces; bien, de hecho dos veces …

La primera vez todo fue muy bien, pero la segunda, mientras Colca, la madre salió a dar de comer a los gatos,

y sin querer le pisó la cola a “Dino”, que se subió encima de “Misty”, y acabaron rodando y maullando sobre los demás Moixeta y se armó un buen revuelo …

Cuando mi Caballo Estrella sienta aquel “guirigay” asustó y echó a Clara al suelo.

-Carai!

– Dijo su padre

-aunque fuera un caballo de cabalgata; con ese nervio que tiene podría salir al Jaleo!!

-¿Qué Estás bien? Está claro que a Estrella no le gustan los ruidos fuertes, deberás entrenar en el hipódromo hasta que se acostumbre.

A Clara no le gustó nada la idea, pero se lo llevó y allí conoció Toni, que le enseñaría a Colca.

Toni le dijo que tenía un buen caballo de cabalgata y que con un buen entrenamiento podría salir por sus fiestas del año que viene.

También le dijo que de Mahón había pedido caballos tanto pulidos como su para salir a su Cabalgata de los Reyes Magos de Oriente,

Toni le explicó que cuando los Reyes Magos llegan al Puerto de Mahón, tienen carrozas y caballos que los esperan para acompañarlos por las calles de Mahón, y personas que les ayudan a repartir todos los caramelos que llevan a todos los niños que les esperan ilusionados en la calle.

Después, al terminar su cabalgata, son acompañados en el Ayuntamiento donde se despiden de todos, y se van a hacer su trabajo: repartir todos los regalos que llevaban…

– Oh !! Qué ilusión poder acompañar a los Reyes Magos con su caballo …

pero Toni le dijo:

-tu caballo todavía no está entrenado, es un buen caballo pero es demasiado joven, cuando vea las calles llenas de gente, los hijitos gritando, la música de los tambores, las fotos … se regirarà, saldrá disparado y no lo podrás detener …Ay!

-dijo na Clara- pero yo quiero acompañar a mi rey preferido, el rey Baltasar, ¿Qué puedo hacer?Esta noche de Reyes no podrás salir, puede ser el año que viene … – dijo Toni.No, no, no.

Entrenaremos día y noche y …Y no harás nada!

– Le dijo Antonio- no más quedan dos semanas para la noche de Reyes, Estrella necesitaría un milagro para poder salir sin asustarse.

Qué lo entiendes? Pero Clara no lo entendía, volvió muy triste a casa y le contó a su padre lo que Toni le había dicho.

Si, creo que Toni tiene razón, necesitarías un milagro – dijo su padre.Y qué es un milagro?

– Pregunta Clara.Un milagro es cuando sucede algo que no esperas porque es casi, casi imposible que pase.

Es como un momento mágico.

Ahhhh! un momento mágico, un momento mágico … na clara se durmió con estas palabras en la cabeza.

Estrella necesita “un momento mágico”.

Por la mañana se despertó con una sonrisa, había tenido una idea: si lo que necesitaba era un poco de magia para poder ir a su cabalgata de los Reyes Magos, le pediría ayuda al rey Baltasar, seguro que como mago encontraría una solución a su problema.

Aún no le había escrito la carta a su rey para pedirle sus regalos, así que si puso todo de una a hacerla.
Ladrillo, día 30 de Diciembre de 2011   Estimado rey Baltasar:   Somos Clara, como ya debes saber me he llevado muy bien, aunque somos un poco desordenada, la madre dice que ten el estudio hecho una -leonera- pero este año me esforzaré y no dejaré trastos por medio de la habitación.

Me han dicho que necesitas caballos para acompañarte a la cabalgata de la tarde de Reyes.

A yo y mi caballo Estrella nos gustaría mucho poder venir.

Pero Estrella es un caballo joven y se asusta si ve mucha gente o siendo una ruido fuerte.

Toni (que es mi amigo)

me ha dicho que mi Caballo Estrella necesitaría un milagro o un momento mago porque pude salir sin problemas por la calle del pueblo,

y he pensado que como tú eres un gran mago, tal vez te sobraría un poco de magia por mi caballo, y así podríamos acompañarte.

Este sería el mejor regalo que podrías enviar, no más quiero un poco de tu magia para n ‘Estrella.

Tu amiga, clara

Envió la carta por correo urgente a los tres magos de oriente, sólo faltaban cinco días para la noche de Reyes … Al cabo de tres días llegó un sobre dorado y encima con letras bien grandes ponía:”Por Clara y  “Estrella”,remitente:

El Rey Baltasar. Uaaahhh !!! – El Rey Baltasar le enviaba una carta, la abrió y dentro … No había nada !! Clara se quedó bien sorpresa.

Como no hay nada? Va a volver mirar exactamente el sobre, y bajo a un rincón había algo que brillaba.

Puso la mano y le cayó una pequeña estrella dorada y encima la estrella ponía: “Mi Caballo Estrella”

 mi Caballo Estrella

“Y ahora qué hago?”

-pensó Clara “No lleva nada más, solo mi Caballo Estrella.

Cómo funcionará? “Se fue el establo, donde la esperaba Estrella, y le puso la estrella en medio de la frente. La estrella brilló y se fundió con la piel suave y negro de mi Caballo Estrella, era preciosa.

Bueno, ahora veremos si funciona.

Montó Estrella y salió a dar una vuelta por el patio, y de repente, Clara hizo un grito bien fuerte.

No pasó nada, Mi Caballo Estrella no se movió, descargar desde caballo y estiró la cola a Dino: Meeeeaauuuu!

Tampoco pasó nada, fue poner su radio bien fuerte, pero Estrella no parecía nada revuelto.

Que bien! La estrella que le ha enviado el rey Baltasar funcionaba.

Ahora ya pueden ir a su cabalgata.

Le contó todo a su padre, que no se lo acababa de creer, comprobó que mi Caballo Estrella ya no se asustaba y inscribió Clara y Estrella como acompañados del Rey Baltasar.

Ahora sólo faltaban dos días.

Fueron días de mucho trabajo:

Clara se cuidó de que a Estrella no le faltara de nada; le llevó una buena comida y lo limpió y peinar hasta que casi le quita el color negro de la piel.

El día 5 de enero todo eran nervios, ya lo tenía todo a punto para poder recibir a los tres reyes.

A la hora acordada la carroza del Rey y sus acompañantes esperaban que los Reyes desembarcaran, mientras la gente del pueblo iba llegando al puerto; todo el mundo quería ver a los Reyes.
El jefe de los pajes colocó la comitiva de caballos que acompañaban la carroza y en Clara y la tocó ir con su caballo junto al Rey Baltasar.

Estaba muy emocionada!

Cuando llegó el momento los tres Magos bajaron majestuosos del barco y toda la gente los aplaudió y comenzaron a sonar las trompetas y los tambores.

Clara con la cabeza bien alta y toda orgullosa paseó junto a su rey preferido por las calles de Mahón, y repartió muchos y muchos de caramelos.

Los niños y niñas más pequeños se acercaban para acariciar a Mi Caballo Estrella.

Fue una noche mágica de verdad, el mejor noche de Reyes de su vida!

Pero eso no fue todo, antes de irse a repartir todos los regalos, El rey Baltasar le dijo:

-Clara, Se demostrado que amas mucho a tu caballo, por eso te he enviado la estrella.

Estoy muy orgulloso de ti.

Si entrenas muy tendrás al mejor caballo de fiestas de todo Ladrillo y todo el mundo te va a venir a ver.

Espero que el año que viene me vuelvas acompañar. Ah! Casi se me olvidaba: ve a dormir pronto o no podré dejar tus regalos.

Y desapareció.

Clara no lo podía creer, pero hizo todo lo que le dijo su rey preferido y la mañana encontró muchos de regalos en su zapato.

Fin.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR