La bella y La bestia

La bella y La bestia
5 (100%) 2 votes

Cuentos infantiles

La bella y La bestia

 

“La Bella y La Bestia” Bella vivía en una aldea con su padre Mauricio, que era un inventor. Una mañana cuando estaba regresando del mercado un cazador llamando Gastón, la detuvo. Gastón era un hombre joven y arrogante. Todos en el pueblo sabían que siempre obtenía lo que quería pero nadie nunca se atrevía a enfrentarlo porque su padre era el jefe de la aldea.

La única persona que no le prestaba atención a Gastón, era Bella. Pero Gastón estaba obsesionado y quería casarse con ella. ¡Bellala bella y la bestia! Déjame acompañarte a casa. ¡Oh! ¡Gastón! No, gracias. Puedo ir a casa sola. Insisto.

Además debo hablar con tu padre sobre algo importante también. Bella siguió caminando, ignorando a Gastón que comenzó a caminar con ella. Una vez en casa, Bella entró rápidamente. ¡Mauricio! ¡Mauricio! Ven aquí, ¡necesito hablar contigo! ¿Qué pasa? ¡Es tu día de suerte! Voy a casarme  con Bella.

Debes haber perdido la cabeza. ¡Vete, Gastón! ¡Bella nunca se va a casar contigo! En ese momento, se escuchó una fuerte explosión en el laboratorio de Mauricio y corrió hacia allá. Bella también corrió al laboratorio de su padre. Viendo que no había nadie a quien molestar, Gastón se fue.

¡Papá! ¡Papá! ¿Está todo bien? ¡Lo he logrado , Bella! ¡Mi experimento fue un éxito! Me voy a la feria en el pueblo más cercano inmediatamente. ¡Vas a ver, mi niña, a la gente le va a encantar! Y así Mauricio se montó en su caballo Felipe, y se marchó. Pero tan pronto como cruzó el bosque, se perdió.

Luego de unas horas Felipe y él se detuvieron frente a un enorme y solitario castillo, no había nadie a la vista, así que Mauricio ató a Felipe a una barra en la entrada y entró en el castillo. Estaba muy oscuro en el interior. Algunas velas estaban encendidas en las esquinas. ¿Hola? ¿Hay alguien allí? ¡Estoy perdido! ¿Podría ayudarme? Una gran sombra se acercaba por la pared. Cuando se iluminó, Mauricio vio que no era un hombre sino una grande y agresiva bestia con una fea cicatriz en la cara.

¿Cómo te atreves a entrar a mi castillo? ¿Necesitas ayuda? ¡Te ayudaré! ¡Lo siento! Me iré de inmediato. Y Mauricio comenzó a correr por donde había venido. Pero la bestia lo atrapó y comenzó a arrastrarlo. Bajó por las escaleras y lo encerró en el calabozo.

Por favor ¡Por favor, por favor déjame ir! ¡Por favor, déjame ir! ¡Te quedarás aquí para siempre! ¡Este calabozo es tu mundo ahora! Pasó todo un día y Mauricio no había regresado. Bella se preocupó y decidió ir a la aldea más cercana a buscar a su padre. Pero ella también se perdió en el bosque y llegó hasta el mismo castillo.

Felipe aún estaba allí, atado a la barra. Bella decidió entrar para ver si su padre se encontraba allí. ¿Hola? ¿Papá? ¿Hay alguien allí? ¿Cómo te atreves a entrar a mi castillo? ¡Sal de aquí antes que te encierre en el calabozo a ti también! De pronto, la bestia salió de las sombras y se paró frente a Bella. Estaba asustada por la bestia, pero no se atrevió a correr.

En algún lugar lejano podía escuchar otra voz. Era su padre. Por favor. ¡Por favor, déjame ir! ¡Déjame ir, por favor! Abre esta puerta. ¡Déjame ir, por favor! ¿Tienes a mi padre? ¿Podrías, por favor, dejarlo ir? ¡Ey! ¿Qué estás diciendo? Me quedaré en su lugar.

¡Por favor, déjalo ir! Escuchando esto, la bestia tomó la mano de Bella y la condujo por las escaleras. Hacia una habitación enorme. ¡Que así sea! Tu padre es libre. ¡Y tú serás mi prisionera para siempre! Y así fue. Sin importar cuánto protestó Mauricio la Bestia lo echó del castillo hacia el bosque, con Felipe.

A la hora de la cena, Bella no acompañó a la Bestia para comer. En cambio, se quedó en la habitación, llorando. La Bestia entró en su habitación, y dijo Si vas a quedarte en este castillo debes seguir las reglas. Te esperaba para la cena. ¡No te atrevas a faltar la próxima vez! ¡Eres un monstruo! No me dejaste ni siquiera ver a mi padre por última vez.

¡Vete, te odio! Viendo a Bella desolada, la Bestia se sintió mal. Sacó un espejo de mano de su abrigo y se lo dio a Bella. En el espejo, ella sería capaz de ver a quien ella quisiera ver en ese momento.

Bella miró en el espejo y vio a su padre finalmente saliendo del castillo y cabalgando hacia el bosque. Pero para su horror ¡vio que él y Felipe habían sido atacados por una manada de lobos! Gritó muy fuerte y bajó corriendo las escaleras, saliendo del castillo para seguir a su padre. Pronto se encontró junto a su padre Mauricio, rodeado de feroces lobos. Justo cuando los lobos iban a atacar a Bella una gran garra tomó a uno de ellos por el cuello y lo lanzó lejos.

Los lobos se volvieron hacia la Bestia, quien había decidido seguir a Bella y ayudarla a salvar a su padre. La Bestia los asustó, pero no sin que antes mordieran su brazo e hirieran a Mauricio también.

Puso a Mauricio sobre Felipe que corrió tan pronto como su dueño estuvo a salvo. La Bestia trató de caminar hacia el castillo pero se desmayó y cayó. Despertó dos días después, y vio que Bella estaba sentada a su lado en su habitación. Las heridas en su brazo estaban vendadas. Tú. ¿No te fuiste? Te despertaste. Espero que te sientas mejor. Gracias por salvar nuestras vidas. Durante los siguientes días, Bella atendió a la Bestia hasta que mejoró.

A medida que pasaron tiempo juntos Bella se dio cuenta de que él no era tan malo como parecía la primera vez que se encontraron. A su vez, la Bestia aprendió a mejorar sus modales y se volvió más gentil y amable. Pronto se hicieron muy buenos amigos. Un día, Bella le preguntó a la Bestia si podía ver a su padre en el espejo.

La Bestia estuvo de acuerdo y le dio el espejo. En el espejo, Bella vio a todos los aldeanos asaltar su casa. Ellos creían que Mauricio había enloquecido y querían llevarlo al doctor. Nadie le creía cuando seguía insistiendo en que Bella era prisionera de una Bestia.

Preocupada por su padre Bella pregunto si podía ir a la aldea durante un día solo para salvar a su padre. Y aunque la Bestia sabía que ella nunca iba a volver, aceptó. ¡Ve! Pero lleva este espejo contigo por si alguna vez quieres verme. Una vez que Bella llegó a su casa, se detuvo entre su padre y los aldeanos y trató de explicar la verdad. Pero la multitud enojada, liderada por Gastón que quería vengarse de Mauricio y de Bella por no aceptar su propuesta de matrimonio, no quiso escucharla.

Gastón tomó la mano de Bella y trató de sacarla de allí. Mientras intentaba liberarse, el espejo de la Bestia cayó de su bolsillo Ahí estaba la Bestia. ¡Mirándolos a todos! ¡Por Dios! ¡Ella le mostró a la Bestia el camino a la aldea! ¡Debemos ir y matarlo antes de que venga aquí! La multitud enojada comenzó a marchar hacia el castillo con antorchas de fuego y espadas. Dejaron a Mauricio y a Bella encerrados en su casa. Pronto derribaron las puertas del castillo. Gastón subió las escaleras y retó a la Bestia a pelear.

Pero la Bestia había cambiado. Ya no deseaba pelear. Así que salió al balcón, sin armas, y trató de hablar con los aldeanos. Pero Gastón no lo quería así. Quería matar a la Bestia, así que lo atacó. Su espada atravesó el estómago de la Bestia. Impactado, la Bestia agitó sus brazos para protegerse. Asustado, Gastón caminó hacia atrás y cayó del balcón, y murió. De alguna manera, Bella había escapado de su casa y llegó hasta el balcón, justo cuando la Bestia cayó al suelo. Te amo, Bella.

¡Yo también te amo! ¡Por favor, no te vayas! De pronto, el castillo se iluminó con miles de velas. Mientras Bella aún estaba llorando junto a la Bestia se convirtió en un apuesto y joven príncipe. ¡Bella! ¡Soy yo! Me liberaste del hechizo de la bruja. ¡Para romper el hechizo, debía amar y recibir el amor de alguien!

¡Me amaste aunque era una Bestia! Me salvaste, Bella. Me salvaste. ¿Realmente eres tú? Cuando se abrazaron, vieron el resto del castillo y el bosque florecer con hermosos árboles y flores.

¡Nunca se debe juzgar a las personas antes de conocerlas bien!

Fin.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR