El Sastrecillo Valiente

El Sastrecillo Valiente
5 (100%) 2 votes

En un castillo muy muy alto donde vivía un rey y con él un sastre, como era muy joven lo llamaban sastrecillo, era muy trabajador siempre cocía, cocía muy entusiasmado.

De pronto un día paso una vendedora muy anciana, con una gran canasta gritando ¡mermelada, mermelada, vendo rica mermelada! Al sastrecillo valienteoír esto el sastrecillo se asomó por la ventana y le dijo a la anciana.

Suba buena mujer yo le comprare su mermelada, la anciana muy contenta subió las escaleras con su pesada canasta una vez que llego con el sastrecillo destapo los frascos ¡dígame buen hombre cuantos kilos quiere comprar!

Mostrando la gran variedad de mermeladas que vendía, el sastrecillo acercando sus narices comenzó a oler uno por uno los frascos hasta que finalmente dijo, deseo la de sabor a fresa pero solo cuatro cucharadas nada más.

Solo tengo un pan para untarlo, la anciana muy molesta por haber subido tantas escaleras le vendió las cuatro cucharadas, se dio media vuelta y bajo refunfuñando… uhmm que rico pan con mermelada que voy a comer.

Dijo el sastrecillo muy hambriento pero se acordó que tenía que terminar de cocer un vestido para la reina, y como ya le faltaba poco decidió terminarlo para luego comer tranquilo, dejo su pan a un lado y se puso a cocer, el dulce aroma de la mermelada atrajo a las moscas que volaban por ahí y por más que el sastrecillo movía sus manos para espantarlas estas regresaban al pan, así que cogió un pedazo de tela y zas de un fuerte golpe mato a siete.

Que valiente soy esto tiene que saberlo todo el mundo. Dijo muy orgulloso cogió una correa y bordeo un letrero que decía “siete de un golpe” se puso el cinturón y antes de recorrer el mundo busco entre sus cosas para ver que podía llevar solo encontró un queso rancio y lo metió a su bolsillo se fue muy contento y en el camino vio a un ave enredada en las ramas de un árbol y siguió caminando cuando se topó con el temible gigante que robaba el ganado y las cosechas del rey, el sastrecillo se acercó sin miedo y le dijo amigo gigante voy a recorrer el mundo no quieres acompañarme, el gigante lo miro con furia y le dijo fuera de aquí insignificante hombrecito, como me haz llamada dijo el sastrecillo muy enfadado ¡lee mi cinturón y sabrás la clase de hombre que soy!

El gigante leyó siete de un golpe y pensó que el aquel sastrecillo había sido capaz de derribar a siete gigantes de un golpe no lo podía creer.

Así que es decidió probarlo tomo una roca con sus manos y la aplasto tan fuerte que empezó a chorrear gotas de agua a ver tú también lo mismo dijo desafiándolo.

Bah eso es muy fácil dijo el sastrecillo y metiendo sus manos al bolsillo saco el queso rancio que tenía y lo apretó hasta sacarle el jugo, el gigante aun sin creerlo cogió una roca pesada y lo lanzo lo más lejos que pudo a ver si puedes mejorar eso dijo.

¡Claro que sí pero la roca que lanzaste cayó al suelo! exclamo el sastrecillo, Lo que yo voy a lanzar nunca caerá, metiendo su mano al bolsillo saco al ave y la lanzo el ave al verse libre voló hasta perderse por las nubes, bueno si eres tan fuerte ayúdame a llevar este enorme árbol dijo el gigante.

no hay problema tu lleva el tronco y yo la parte más ancha que es la parte más pesada del árbol respondió el sastrecillo y el gigante empezó a caminar arrastrando el árbol por que el sastrecillo en vez de ayudarlo se había montado encima de las ramas al cabo de un rato el gigante dijo estoy agotado necesito descansar al oír esto el sastrecillo se bajó de un salto y agarro las ramas para que el gigante pensara que estaba cargándolas.

Así que no eres tan fuerte como dices le dijo el sastrecillo. El gigante muy molesto por que no podía vencer al sastrecillo le dijo tengo mucha hambre vez esas manzanas que están en lo alto del árbol ayúdame a recogerlas y con su enorme fuerza inclino el árbol para que el sastrecillo sacara las manzanas, pero cuando el sastrecillo cogió una rama el gigante soltó el árbol haciéndolo volar por los aires, jajaja ni siquiera puedes sostener una ramita dijo riéndose el gigante.

claro que si solo quise saltar por encima del árbol a ver trata de intentarlo tú, el gigante muy molesto trato de saltar pero un pie se enredó entre las ramas y cayo tan fuerte en el suelo que se desmayó, el rey paseaba por ahí con su ejército y al ver al gigante tirado en el suelo exclamo muy extrañado pero que es lo que ha sucedido poco caso mi majestad dijo el sastrecillo acabo de capturar al gigante que robaba su ganado y destruía sus cosechas el rey no podía creer lo que veía y en agradecimiento premio al valiente sastrecillo con un saco lleno de oro.

Todos los pobladores del reino aplaudieron al ver llegar al sastrecillo ¡Viva el sastrecillo valiente! gritaban entusiasmados el sastrecillo vivió feliz por mucho tiempo ya que ahora todos los respetaba y admiraban en el reino.

Fin

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR