Blancanieves y Los Siete Enanitos

Rate this post

Cuentan que hace mucho tiempo, en un lejano lugar, nació una princesa muy linda. Tenia la cara tan blanca como la nieve y por eso todos la llamaban Blancanieves. Pero su madrastra, que era una bruja, solo se preocupaba por ser la mas bella del reino.

Blancanieves y Los Siete Enanitos - Cuentosde.com

Con el paso de los años, la princesa se hizo una linda doncella. Tan bella era que la malvada madrastra le tenia una envidia terrible. Por eso preguntaba cada día a su espejo mágico:

-Espejito, espejito, ¿quien es la dama mas bella de este reino?

-decía la reina.

-La mas hermosa de las damas de este reino es Blancanieves

-contestaba el espejo mágico.

La reina se puso furiosisima contra la joven princesa. Al enterarse, Blancanieves huyo rápidamente del castillo en dirección al bosque.

Poco a poco se hizo la noche. Blancanieves comenzó a tener miedo de los muchos ruidos que había y de las sombras de los arboles en la oscuridad.

A lo lejos vio las luces de una casita muy, muy pequeña. Se encamino hacia ella y entro. Allá adentro todo era muy chiquito:

la mesa, las sillas, las lamparas. Rendida de sueño, subió al dormitorio y se tumbo sobre las siete camitas que allí encontró.

Poco rato después, llegaron siete hombres pequeñitos. Eran muy lindos y tenían largas barbas blancas.

-¡Venid, mirad lo que hay sobre nuestras camas! -grito uno que tenia las orejas muy grandes.

-¿Que sera?¿Un gigante? -dijo un enanito de ojos caídos.

-No digas tontadas. ¡No ves que es una niña! -explico uno que era mas anciano y llevaba unos grandes anteojos.

Con tanto ruido, Blancanieves termino por despertarse. Al principio los enanitos se escondieron, pero luego se fueron acercando poco a poco. La princesita les contó su triste historia y ellos le pidieron que se quedara.

Blancanieves se sentía muy feliz viviendo con los enanitos. Cuidaba la casa mientras ellos trabajaban en su mina de diamantes. Todo era alegría.

Pero la bruja, gracias a su espejo mágico, averiguo el lugar donde se hallaba la princesa. Preparo una bebida especial y enveneno con ella una manzana. Se disfrazo de vendedora de fruta y se encamino a casa de los enanitos.

Aquella mañana Blancanieves se encontraba sola. Estaba limpiando los cristales de la ventana cuando vio llegar a una anciana vendedora de fruta.

-Como eres tan hacendosa y tan bonita, te regalo esta hermosa manzana -le dijo viejecita, que era la reina disfrazada.

Blancanieves la recibió muy contenta, pero nada mas morderla cayo en un profundo sueño.

Cuando llegaron los enanitos se pusieron muy tristes por que creían que estaba muerta hicieron una hermosa urna de cristal y la pusieron en un claro del bosque.

Allí le llevaban cada mañana lindas flores.

Un día paso por aquel lugar un apuesto príncipe azul que se enamoro de la dormida princesa .

Se acerco a ella y la beso. Entonces Blancanieves abrió los ojos el amor del príncipe era mas fuerte que la envidia de la bruja.

Blancanieves y el príncipe azul se casaron y tuvieron la amistad de los siete enanitos por siempre.

La bruja, abandonada por todos, tuvo que aprender esta lección:

No hagas cosas malas a los demás, por que muy solo te vas quedar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR