Los Grandes Tesoros Reales

Los Grandes Tesoros Reales
5 (100%) 3 votes

En Cuentos de Ciencia Ficción veremos Los Grandes Tesoros Reales. Uno de los piratas más infames de todos los tiempos, el capitán Kidd, pudo amasar a lo largo de su carrera una fortuna superior a los 20 millones de dólares, antes de en 1701 ser apresado, ahorcado y permanecer su cuerpo en descomposición expuesto durante 3 años como ejemplo para el resto de marinos.

La estrategia del Capitán Kidd fue la de comprar su vida y libertad señalando los puntos en donde sus botines habían sido escondidos, pero no le funcionó, hace más de 20 años, un mapa del tesoro encontrado en el compartimento secreto de una cómoda, que podría haber pertenecido a la familia de Kidd, llevó a un inglés, Richard Knight, a lanzarse a una extraordinaria búsqueda.

Los Grandes Tesoros Reales - Cuentosde.com

En primer lugar trató de averiguar la ubicación de la isla que se mostraba, llegando a la conclusión de que era Hon Tre Lon, perteneciente al Vietnam com
unista
y que veía con muy malos ojos la presencia de occidentales en sus tierras. Richard se aventuró a buscar el tesoro, pero fue sorprendido por miembros del ejército y encarcelado durante más de un año, hasta que su familia reunió los más de 10.000 dólares de multa que le fueron impuestos.

Forzado a abandonar el país, murió unos años más tarde sin poder regresar para terminar la búsqueda del tesoro del Capitán kidd, el Mapa de Lue, es un documento gráfico encriptado que se dice que conduciría a las 14 toneladas de oro que Hitler envió a sus agentes infiltrados en los USA, para sabotear su economía y evitar así su entrada en la WW2.

El complot habría sido descubierto y debido a ello se impusieron restricciones a este tipo de operaciones que lo evitaron, el tesoro, quedó así en suelo americano, siendo demasiado arriesgado sacarlo, de tal manera que se decidió ocultar en un lugar desconocido, blindando su ubicación con un mapa que fuera imposible de descifrar a ojos de cualquier amenaza externa.

Al parecer para desentrañarlo se debe utilizarse un billete de un dólar, una llave desconocida, y poseer conocimientos avanzados de masonería, que haría descomponerse el mapa en una serie de fórmulas matemáticas, que al ejecutarlas darían como resultado algún tipo de coordenada de donde se encuentra escondido el oro.

Mitificado por la película La búsqueda, en donde aparece en el reverso de la Constitución americana, se desconoce si es real o una ficción, pero muchos expertos afirman que el plan original que se le atribuye tenía sentido.

El oro de Yamashita es el nombre dado al botín de guerra obtenido durante más de 30 años de saqueos del Ejercito Imperial japonés por todo el sudeste asiático, el tesoro, compuesto en teoría por lingotes de oro, piedras preciosas, joyas, estatuas y todo lo imaginable, cuyo valor en teoría podría ascender a más de 900mil millones de dólares, fue acumulado en Singapur, para después ser trasladado a Filipinas por el general Yamashita, desde donde debía ser enviado a Japón.

Sin embargo, el inicio de la WW2, trastocó todos esos planes, y ante el imparable avance del General McArthur a través de las Filipinas, Yamashita se decidió a esconder el tesoro antes de entregarse y ser ejecutado en la horca.

Según se cuenta, el tesoro fue transportado en camiones hasta más de 150 puntos diferentes, aprovechando antiguos complejos subterráneos y cuevas naturales ampliadas, los estadounidenses, sabedores de esto, habrían optado por torturar al chofer de Yamashita, pero se desconoce si terminó confesando y gran parte de estas riquezas acabaron financiando los USA.

Un cazatesoros filipino, Rogelio Roxas, siguió diversas pistas y afirmó haber encontrado una de las 150 cámaras del tesoro, tomando algunas fotografías, en donde habría unas 70 cajas de lingotes de oro, y un espectacular Budha de oro con la cabeza extraíble y repleto de diamantes en su interior.

Rogelio fue inmediatamente detenido por la policía del dictador filipino Ferdinand Marcos, y tras 3 días de torturas en los que perdió un ojo y en los que sufrió numerosos daños permanentes, acabó confesando el paradero de la cámara, para ser encarcelado a continuación.

Roxas recuperó la libertad tras la caída del dictador e interpuso una demanda, y aunque el cazatesoros murió en circunstancias poco claras tras hacerlo, la familia del dictador fue condenada en 1996 a pagar 40mil millones de dólares a los herederos de Rogelio, aunque de momento 19 años después no han recibido absolutamente nada.

La llegada de los conquistadores españoles a las costas del actual México, tierra repleta de riquezas, dio lugar a numerosas leyendas con fuertes visos de realidad, se especula que la mayor parte del oro logrado por Hernán Cortés de Moctezuma, permaneció en México y jamás salió del país.

En 1847 en pleno conflicto armado con los USA para la anexión de los territorios del Norte de México, un jesuita, Joaquín Pomes, habría sido el encargardo de esconder estos tesoros y ponerlos a salvo de los invasores americanos.

Para ello elaboró un mapa señalando de manera aproximada las cuevas de la actual California donde lo ocultó, aunque jamás fue hallado nada, por otra parte gran parte del oro de Moctezuma podría haber sido trasladado al Norte, por motivos de seguridad a la llegada de los españoles, hasta la tierra de Atlán, actual Utah, en donde podrían haber sido escondidas joyas y oro, según cuenta la leyenda, por valor de 3mil millones de dólares.

Sea como fuere parece obvio, que los tiempos convulsos que desencadenaron los españoles a su llegada hicieron que gran parte de las riquezas aztecas se esfumaran del mapa sin haber sido encontradas.

Los manuscritos del Mar Muerto o Rollos de Qumran, son una serie de 972 textos, datados entre los siglos 1 y 3 antes de Cristo, que fueron encontrados en unas grutas cerca de la ciudad del mismo nombre. Los rollos son un tesoro arqueológico de incalculable valor por sí mismos, escritos en pergamino, son una fuente esencial para el conocimiento de la lengua y de la cultura de aquella época.

Dentro de este hallazgo llaman la atención dos rollos de cobre, con el texto grabado, y una forma de escritura muy diferente a la de los pergaminos, con frecuentes errores, en las que se enumeran los 64 lugares en los que se esconde una enorme cantidad de oro y plata, por toneladas, que presumiblemente sería el Tesoro del Segundo Templo de Jerusalén.

La traducción dice cosas como esta: Sesenta y cinco barras de oro se encuentran en la tercera terraza en la cueva de la antigua Casa Lavadoras … Setenta kilos de plata están encerrados en recipientes de madera que se encuentran en la cisterna de una cámara de entierro en el patio de Matia Ninguno de los 64 escondites ha sido encontrado en la actualidad.

Pero claro, no todo es tan bonito, si encuentras un tesoro, hay que atenerse a la legislación de cada país, ver que parte te corresponde, y los impuestos que debes pagar por el aumento de tu patrimonio, y generalmente tras años y años de juicios.

Y es que al fin y al cabo no es más que dinero, del que mucha gente va a querer su parte, además estoy convencido de que los verdaderos tesoros, se encuentran en nuestra vida cotidiana, pero por nuestro modo de vida, pasamos todos junto a ellos sin reparar siquiera que existen.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR