Las Semillas del Hombre Dada por el Diablo

Las Semillas del Hombre Dada por el Diablo
4.33 (86.67%) 3 votes

Aquí en Cuentos de Ciencia Ficción veremos Las Semillas del Hombre Dada por el Diablo

El DDT, famoso insecticida prohibido por cancerígeno… Seguro que son habladurías…

El Agente Naranja, prohibido, y poderoso deforestador lanzado por el ejército americano en la guerra de Vietnam y causó enfermedades, cánceres y malformaciones en gran parte de la población y cuyos efectos aun son vigentes…

Bueno, una gran empresa no puede estar preocupandose por la salud de unos orientales con los que se está en guerra….

La Hormona de Crecimiento Bovina, prohibida, que hacía crecer a las vacas de forma veloz y ahorrar muchos costes, aun causandoles decenas de graves problemas, y aumentando dramaticamente la incidencia de los cánceres de mama y de próstata entre quienes consumían sus productos… Pffff, ¿vacas, a quien le importan?, además muchos de esos cánceres no son mortales, si se descubren muy pronto….

Las Semillas del Hombre Dada por el Diablo - Cuentosde.com

O los PCBs, prohibidos, aislantes eléctricos, que con sus vertidos en la fabrica de Anniston, Alabama, que lanzaba directamente sin tratar a canales descubiertos junto a las casas, sigue matando a la gente hoy en día 50 años después.

Aquí Monsanto tuvo el pequeño desliz, de que cierta información calificada como secreta cayó en manos de un juez desalmado que lo hizo público.

Vale que la compañía sabía que estaba matando a decenas de miles de personas, pero como se ordena en los documentos no debía trascender para no perder un solo dólar, incluso sobornando autoridades del Estado.

Además, era un barrio deprimido de clase baja, cuyos habitantes seguro que no le importaban demasiado a nadie, por los que tampoco tuvieron que pagar demasiado, un 1 por 1000 de los beneficios, y además se consiguió permiso para enterrarles los desechos tóxicos y dejarselos allí… Y tras este expediente inmaculado, la compañía pasó a centrarse en la industria de la alimentación, y más concretamente en la manipulación genética de los alimentos. Pero bien, ¿en que consiste eso?

El sistema es sencillo, lo que antes hacía la Naturaleza, ahora lo hace Monsanto, pero multiplicado por mil, y no por encontrar un equilibrio sino por los beneficios. Y además, queda patentada esa combinación de genes….

Pero bueno, eso es lícito hoy en día, si un insecto se alimenta de tus cultivos, le incorporamos un gen de una oruga que mata los insectos, y hace que la propia planta produzca el pesticida necesario para matarlos.

Bueno, siempre caen las abejas y otros insectos necesarios, pero en todas las guerras hay víctimas colaterales ¿No es fantástico? Los propios alimentos que comemos, produciendo pesticidas, genial. O las molestas malas hierbas, que tanto merman la producción, se les incorpora un gen que hace nuestros cultivos resistentes al RoundUp, el fantastico pesticida de Monsanto, que mata absolutamente todo menos nuestra planta. Aunque está el pequeño inconveniente de que todos los estudios independientes dicen que es tremendamente cancerígeno.

¿Deseas cultivar plátanos en Siberia?

Le metemos al arbol unos genes de bacalao de Noruega, y aguatará el frío como si nada. Increible! Seguro que podrá considerar que estás consumiendo pescado a la vez que fruta ¿Quieres que tus vacas den más leche? Unas inyecciones y producirán un 25 % más de inmediato, aunque se quedan estériles y padecen cáncer.

Y la pregunta es lógica, ¿es seguro para el consumidor todo esto? Aunque todos los informes independientes dicen que no, el informe de Monsanto que aprueban las autoridades sanitarias, que siempre previamente han trabajado para Monsanto, dice lo contrario, y claro, como pasó con la industria química, los efectos tardan años en manifestarse, y para entonces los bolsillos rebosan y no importa sacar unas moneditas para indemnizaciones.

¿Que las ratas alimentadas con papas transgénicas tienen problemas de fertilidad, son más pequeñas, y padecen enfermedades?

Bueno, seguro que en el ser humano no es igual.

¿Que las vacas alimentadas con maiz transgénico sufren más cánceres y dificilmente logran reproducirse?

Bueno, seguro que en el ser humano no es igual.

¿Que el RoundUp potencia 500 veces un tipo de división celular que puede desencadenar cáncer? Bueno, seguro que…. Da igual, continuemos…. Seguro que estais pensando que gracias a Dios nos quedan las granjas de cultivos tradicionales y ecológicos….pero hay un problema en ello… El viento.

Éste, arrastra el polen transgénico, y lo mueve cientos de kilómetros hasta polinizar cultivos ecológicos, con lo que estos incorporan los genes transgénicos sin que muchas veces el agricultor se de cuenta.

Pero espera, estos genes son propiedad de Monsanto…. Demanda… Y adios granja por violar las leyes de patentes, al fin y al cabo no es culpa de Monsanto que exista el viento, viento que además no entiende de fronteras, causando que ya apenas queden cultivos puros, salvo los producidos en bancos de semillas.

Como tarde o temprano alguno de esos genes va a ser descubierto por uno de las cientos de detectives del campo que trabajan para Monsanto, antes de que suceda, los agricultores se ven forzados a comprar las semillas transgénicas.

Los genes de la empresa que juega a ser Dios, se extienden por el mundo, hasta por las zonas donde están prohibidos los transgénicos, las variedades de maíz autóctono mexicano ya han sido prácticamente aniquiladas por ejemplo.

Bueno, ¿al menos estas plantas modificadas genéticamente dan buen resultado? No siempre y cada vez menos. Las modificaciones genéticas hacen que los insectos que atacan las plantas se adapten, siendo cada vez más fuertes y voraces.

Al fin y al cabo, son respuestas naturales ante el nuevo escenario que les plantea Monsanto, con lo que además de muchas veces perder las cosechas, los agricultores deben hacer frente al pago del precio astronómico de las semillas.

Mas granjas para Monsanto; ¿No es fantástico el sistema? Se gana por todos los lados. Muy posiblemente terrible para la salud, arruina a los agricultores que no desean unirse, arruina a muchos agricultores que si se unen, obliga a comprar semillas cada año, obliga a usar los propios productos accesorios de la empresa, hacen acopio de tierras y más tierras, ¿algo más? Bueno, Monsanto es una compañia muy comprometida con el reciclaje, por ejemplo en paises como la India, mmmmm ¿cómo decirlo? Recicla a los agricultores, literalmente…. Debido a la legislación india, cuando una persona muere se dan por pagadas todas sus deudas.

Las pésimas cosechas de algodón de Monsanto, hace que los árboles cercanos a los campos, se llenen de agricultores ahorcados, sin más salida que esa para salvar a sus familias de la ruina de por vida….. Miles y miles cada año, encerrados en un sistema donde no les queda otra salida.

Ahora seguramente ya esteis pensando en lo que comeis, y que la mayoría de vosotros no veis en el etiquetado de los productos que sea transgénico, no os preocupeis, Monsanto vela por vosotros, y os ahorra perder un tiempo precioso leyendo frases inútiles, y por ello ha logrado que en la mayoría de paises no venga reflejado en los alimentos, así ya no tendrás que preocuparte más de saber lo que comes.

Para rematar este sistema demoniaco, Monsanto ha logrado sacar lo peor del ser humano abriendo un teléfono donde los agricultores pueden denunciar anónimamente a otros compañeros. Lo que ha avivado enormemente las suspicacias.

Muchos claman que vecinos resentidos les arrojan puñados de semillas de Monsanto antes de enviarles a los detectives de la compañía, que les quitaran su granja sin contemplaciones, al fin y al cabo las rencillas vecinales no son un problema de Monsanto.

Pero el sistema aun no acaba aquí, en los genes insertan una especie de código de barras, y por contrato queda terminantemente prohibido quedarse con semillas para otro año. Si lo haces, pierdes tu granja. Estando obligado a comprarles las semillas un año tras otro sean buenas las cosechas o no.

Y si decides salirte del sistema y volver a plantar semillas tradicionales, es segura la visita de los detectives, y es imposible que no nazcan algunas plantas provenientes de la cosecha anterior. Pierdes tu granja, al fin y al cabo no es problema de Monsanto esos errores de la naturaleza, un sistema absolutamente pérfido, donde si no te unes, tarde o temprano vas a acabar perdiendo, y si te unes, tarde o temprano puedes quedar arruinado.

Todo ello con muy serias dudas acerca de la repercusión de los cultivos y de de su alimantación por parte del ser humano, en muchas zonas rurales cercanas a grandes areas cultivadas con soja transgénica, la incidencia de cáncer o malformaciones terribles en bebés ha aumentado drásticamente en los últimos años.

Pero resulta prácticamente imposible establecer una causa efecto, y más cuando los estudios son rebatidos una y otra vez ante los tribunales por un ejército de científicos a sueldo de Monsanto. ¿Pero es realmente el demonio la manipulación genética de los alimentos? Rotundamente no, la manipulación genética, hecha desde un punto de vista social y humano puede paliar muchas necesidades, pero cuando el único factor en juego es el bolsillo de los accionistas, todo el sistema se pervierte.

Y no es un problema exclusivo de Monsanto sino que llega a todo, por ejemplo los pollos que comemos, hace unos años se sacrificaban a los 80 días de vida, ahora a los 40 días, siendo doble de grandes, y con su parte más valiosa, la pechuga, un 250% mayor.

Jamás ven la luz del sol, para reducir su metabolismo y aumentar su rendimiento, y sus esqueletos apenas pueden sostener ese peso para el que no están diseñados.

¿Creeis que los pollos triplican su pechuga por arte de magia? Sus ascendientes recibieron el correspondiente disparo de moléculas de oro con partes de genes adheridos, pero no todo es culpa de un sistema perverso, todos nosotros tenemos gran parte de culpa, puesto que al llegar al mercado, exigimos precios económicos, para unos productos grandes, hermosos, que sean todos iguales, de piel tersa y de colores intensos, y la naturaleza no funciona así, pero luego nos quejamos que no saben cómo hace años.

En cierta manera, con nuestras exigencias estúpidas, estamos indicando al sistema el camino de la perversión, y ahora tenemos lo que tenemos, productos que hace unas generaciones fueron m
anipulados genéticamente.

Y prácticamente todo lo es, incluso en paises donde está prohibido. Aunque aún queda esperanza, La Union Europea, a excepción sobre todo de España, está plantando cara con dureza a los transgénicos, aunque se hace muy dificil dada las enormes producciones transgénicas en Canadá, USA, Brasil, Argentina, China y la India.

Mezclamos especies que no tienen nada que ver, jugamos con la naturaleza sin escrúpulos, sin darnos cuenta que se juega a ser Dios, casi siempre se acaba siendo un Diablo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR